Balaam-(biografia)

 

Números 22

Balaam fue uno de esos personajes interesantes del Antiguo Testamento que, aun cuando no pertenecían al pueblo escogido de Dios, estaba dispuesto a reconocer que Jehová (el Señor) era un Dios poderoso. Pero Balaam no creía en el Señor como el único Dios verdadero. Su historia expone el peligro de mantener una fachada exterior de espiritualidad sobre una vida interior corrupta. Balaam era un hombre dispuesto a obedecer las órdenes de Dios mientras pudiera sacar algún provecho. Esta mezcla de motivos —obediencia y beneficio— a la larga lo llevó a la muerte. Aun cuando conoció el poder imponente del Dios de Israel, su corazón corrió siempre tras la riqueza que podría obtener en Moab. Allí regresó a morir cuando los ejércitos de Israel invadieron.

Finalmente, todos vivimos el mismo proceso. Lo que somos y quiénes somos saldrá de alguna manera a la superficie, destruyendo las máscaras que nos habremos puesto para cubrir nuestra verdadera identidad. Los esfuerzos que llevemos a cabo para mantener nuestra apariencia serían más útiles si los ocupáramos en encontrar la respuesta al pecado en nuestra vida. Podemos evitar caer en el error de Balaam al enfrentarnos a nosotros mismos y al darnos cuenta de que Dios está dispuesto a aceptarnos, perdonarnos y literalmente volvernos a hacer desde adentro. No se pierda del gran descubrimiento que eludió a Balaam.

Puntos fuertes y logros:

•Conocido ampliamente por sus maldiciones y bendiciones efectivas

• Obedeció a Dios y bendijo a Israel, a pesar del soborno del rey Balac

Debilidades y errores:

•Alentó a los israelitas a que adoraran ídolos (Números 31.16)

• Regresó a Moab y lo mataron en la guerra

Lecciones de su vida:

•Las motivaciones son tan importantes como las acciones

• El tesoro de uno se encuentra donde está su corazón

Datos generales:

•Dónde: Vivió cerca del río Éufrates, viajó a Moab

• Ocupación: Hechicero, profeta

• Familiares: Padre: Beor

• Contemporáneos: Balac (rey de Moab), Moisés, Aarón

Versículos clave:

«Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio a la maldad, y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta» (2 Pedro 2.15, 16).

La historia de Balaam se relata en Números 22.1–24.25. Además se menciona en Números 31.7, 8, 16; Deuteronomio 23.4, 5; Josué 24.9, 10; Nehemías 13.2; Miqueas 6.5; 2 Pedro 2.15, 16; Judas 11; Apocalipsis 2.14.

♔Silvina

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *