Cuando los sueños mueren

Los sueños se hacen realidad, cuando le creemos a Dios.

Pero cuando eso que fue sueño hoy es parte de nuestras vidas ; vienen las pruebas. Muchas veces hasta podemos creer que todo esta perdido. Que fue sólo un pequeño tiempo de alegría. Para luego perderlo todo. ¿Que actitud tomaremos, frente a esto? ¿Nos enojaremos con Dios, diciendo que sólo nos ilusionó para luego quitarnos la felicidad? Enterraremos todo, dándonos vuelta sin mas nada que hacer? Nos rendiremos? o acudiremos a Dios quien dió para que nos ayude y nos haga entender sus propósitos?
Me gusta la actitud de la mujer Sunamita, (2Reyes 4 :8-37) . Ella tenía un deseo ,aunque nunca lo pidío,  Dios lo conocía y le fue dado. Ella sólo actuo creyendole a el hombre de Dios y  tuvo una actitud de amor, frente a una necesidad.Y recibio lo que su corazon queria. Cuando creemos en Dios, EL siempre nos dara los deseos de nuestro corazón . Aún cuando jamás se lo hayamos pedido.Porque lo que cuenta es nuestra entrega de amor hacia EL.
Pero luego le fue quitado, ese niño que ella había deseado y que Dios se le había dado, muere.Ella no dijo nada.¿ Porque no lloró, gritó,  ni dijo nada a nadie , ni siquiera a su esposo q el niño había muerto ? Fácil. Ella no se iba a rendir tan facilmiente. Tenía que ver al profeta. Tenía que saber el porque. Era su sueño y era lo que Dios le había dado. Ella no está enojada,  está confiada que alguna explicación había en todo esto. Fue con su alma partida en dos. Su corazón estallaba de angustia. Pero no se rendiria. No iba a enterrar su sueño.Una solución seguro que tenía Dios y ella iba en su busqueda.
Y si era así, había solución, el niño resucitó. La prueba de su fe fue superada.
Dios nos concede siempre los deseos de nuestros corazones cuando depositamos su fe en Él, y estamos enamorados de ÉL. Cuando tenemos una actitud no farisea (religiosa) sino que lo amamos de verdad. Cuando nuestro corazón esta entregado a SU AMOR.
Pero ¿ cuanto somos capaces de seguir amándolo y creyendo en EL, cuando vienen las pruebas, los vendabales? ¿ Enterraremos nuestra fe ? ¿ Nos rendirémos a las circunstancias, y dejaremos que ese sueño que recibimos  muera? o correremos al trono de gracia para hallar socorro ? La sunamita corrió y resucitó lo que estaba muerto.Ella aprobó su prueba. NO TE DES POR VENCIDO NI AUN VENCIDO. PORQUE TU ERES PARTE DE LOS VENCEDORES. Eso que hoy crees muerto , mañana resucitará. PORQUE TU PADRE ES AQUEL QUE TE DIJO :” YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA, EL QUE CREE EN MI AUNQUE ESTE MUERTO VIVIRÁ-”
Que tengas un maravilloso dia,Dios te bendiga,

Maria Silvina Ardizzi

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *