Cuidado con el Fuego Extraño

 

El fuego extraño quita la vida

Levítico 10:1-2

Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario.

Pusieron en ellos fuego y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó.

Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová.

¿Cuál fue el fuego extraño que Nadab y Abiú ofrecieron ante el Señor?

El fuego en el altar del holocausto nunca debía apagarse (6.12, 13) implicando que era santo.

Es posible que Nadab y Abiú hayan llevado al altar brasas provenientes de otro lugar, haciéndolo impuro.

También se ha sugerido que los dos sacerdotes ofrecieron una ofrenda en un momento no prescrito.

Nadab y Abiú abusaron de su oficio como sacerdotes en un hecho flagrante de falta de respeto a Dios.

Como líderes, tenían la responsabilidad especial de obedecer a Dios ya que  fácilmente podían extraviar a mucha gente.

Si Dios te ha encomendado guiar  a otros, asegúrate de permanecer cerca de El y de seguir su consejo.

Silvina

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *