Dame este monte

Tú sabes lo que Jehová dijo a Moisés, varón de Dios, en Cades-Barnea, tocante a ti y a mí… Yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios… Jehová me ha hecho vivir estos cuarenta y cinco años… Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió … Dame, pues, ahora este monte…”.

 Josué 14:6-14.

Dame este monte 

 

Se supone medicamente hablando ; que luego de los 60 el ser humano comienza a tener deterioros cognitivos.

Ya los olvidos son mas pronunciados, su andar mas pausados.

Por lo tanto el vigor de los 40, solo es un recuerdo.

Bajamos los ojos, triste al recordar que hemos sepultado muchos sueños.

Porque ya se nos paso el tren, ya nos jubilaron de la vida .

Solo queda cuidar a los nietos y esperar la muerte en la plaza jugando a las bochas.

Pero…. la verdad amo los PERO DE DIOS…..

La medicina, como muchos amigos médicos me comentan, no es perfecta por que simplemente el ser humano no es una maquina.

Todo puede ser y todo puede pasar como el ejemplo de Caleb y muchos que aun viven hoy y tienen mas de 60 años  , que  tiran por tierra este concepto .

¿Cual es el secreto ?

 

Josué oye en silencio a su amado consiervo que viene a él con humildad reconociendo su autoridad.

Es probable que Josué le haya observado con lágrimas.

Parece que los años no han pasado por él; se ve  fuerte,  lúcido, aferrado a la promesa que Jehová había hecho a su favor cuarenta y cinco años antes.

Hoy viene con toda la dignidad de un creyente a cobrar su promesa.

El secreto de la vitalidad de Caleb es haber seguido creyendo en  “Jehová su Dios”.

Ahora testifica a favor de Dios: “Jehová me ha hecho vivir, como él dijo, estos cuarenta y cinco años.”

Esto es atribuir toda la gloria al Señor: “Si estoy vivo, si estoy sano y vigoroso, todo se lo debo al que me sostiene.

”  Así también es en esta dispensación: quien vive en Cristo y por Cristo ( Gál.2:20) .

El crecía en la obra del Señor siempre , se mantenía firme y constante está firme y estará firme y constante, (1ª Cor.15:58).

Avanzaba hacia la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. (Ef.4:13).

¡Precioso ejemplo el de Caleb!

Y oportuno para los que servimos al Señor en estos postreros días.

Donde abundan los desertores, los que defraudan, los que niegan con sus hechos la fe que predican, los que causan tropiezos a los pequeños.

Tenemos que aprender de un vencedor como Caleb.

Hombres como éste no abundan , éstos suelen ser los sobrevivientes de una generación fracasada.

Pero Dios está levantando en este tiempo una nueva generación de creyentes, hombres fieles en Cristo, sanos en la fe, que tienen en el Señor todas sus fuerzas.

Que  aunque pasan los años, se ven cada vez más firmes, más resueltos, más comprometidos con el Señor y con su reino.

Cuando hablo de la nueva generacion no hablo de los jovenes, sino tambien de aquellos que a pesar de tener años de vida,que peinan canas , como Caleb , comienzan a creer en el Dios de pactos.

Caleb continúa: “Cual era mi fuerza entonces, tal es ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar …” (Jos.14:11).

Esto tiene una perfecta aplicación espiritual para quienes vivimos hoy en la preciosa fe del Hijo de Dios.

No hay razón para irse debilitando con el paso del tiempo.

Si permanecemos en el Señor, estaremos firmes y daremos mucho fruto.

El Señor nos llevará de triunfo en triunfo.

Con todos los recursos del Nuevo Pacto podemos vivir por el Espíritu y ser transformados de gloria en gloria en su misma imagen (2ª Corintios 3:18).

¡Así quiere vernos el Señor!

¿ Cual es tu sueño? Esa profesion , ese oficio, ese ministerio ?

Ve desempolva tu sueño..

Porque si aun sueñas, aun hay tiempo !!

Vive…cree…sueña…. que solo deja de soñar quien ya esta muerto !!!!

 Silvina

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *