Deja la ira

Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.

No te alteres con motivo del que prospera en su camino,

Por el hombre que hace maldades.

Deja la ira, y deshecha el enojo;

No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

-Salmo 37:7, 8

A veces resulta difícil no alterarse cuando hemos sido lastimados o maltratado por alguien a quien, aparentemente, le va mejor que a nosotros.

Pienso, por ejemplo, en las mujeres cuyos maridos las abandonaron para irse con otra y aparentan vivir una vida feliz y exitosa, a pesar de todo el mal que han hecho y la desdicha que han causado.

Pero este pasaje dice, que no termina ahí la cosa.

En el versículo 8 el salmista nos exhorta por tercera vez a no turbarnos. Ya que este concepto se repite tantas veces, debe ser un punto importante, uno que debemos aprender y hacer caso.

¿Porqué se nos dice que debemos dejar la ira, desechar el enojo y no excitamos de manera alguna? Porque hacerlo no lleva sino a hacer lo malo.

En vez de dar rienda suelta a nuestras emociones turbadas y buscar vengamos contra los que nos han ofendido o hecho daño, tenemos que guardar silencio ante el Señor  y esperar que sea Él quien obre venganza: si es eso realmente lo que conviene, será El quien la obrará y lo hará mucho mejor que si lo hacemos nosotros . Recuerda siempre algo “TODO LO QUE EL HOMBRE SIEMBRA COSECHA, AUN SI TU TE VENGAS”. No somos nosotros quienes tenemos que vengamos , sino que Dios lo hará por nosotros.

No nos toca a nosotros enojamos ni devolver el mal hecho. Al contrario, debemos permanecer mansos, sabiendo que a fin de cuentas somos nosotros los que venceremos. Porque nunca la venganza y el rencor nos dieron paz ni dichas.

ORACION:

SEÑOR ESTOY MUY ENOJADA/O POR LO QUE ME HAN HECHO, Y ADEMAS VIÉNDOLOS QUE ELLOS VIVEN COMO SI NADA PASARA ME DA MAS ENOJO AUN. PERO DESEO SER FELIZ Y SE QUE SOLO LO SERÉ,  ENTREGANDO TODO ESTE ENOJO Y TODA ESTA IRA A TI , PADRE, ASÍ QUE EN UN ACTO DE FE DESEO COLABORAR CON EL ESPÍRITU SANTO Y DECIDIR SER MANSO/A  Y HUMILDE DE CORAZÓN, DESCANSANDO EN TI Y BENDIGO A QUIEN ME AGRAVIO, DESEANDO QUE EL TE CONOZCA MAS CADA DÍA PARA QUE TAMBIÉN EL/ELLA  PUEDA GOZAR DE TUS BENDICIONES. EN EL NOMBRE DE JESÚS. AMEN.

♔ Sara

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsappinspira. Reflexiones para el celular