Dios Restaurará Su Alma

Por un periodo de tiempo en mi vida, reprendí todo aquello que yo no deseaba porque pensé que debía venir del diablo. Digo que reprendí hasta que el “reprendedor” en mí se agotó totalmente. Pero luego descubrí que mucho de lo que yo estaba tratando de reprender venía de Dios. Muchas de las cosas que no me gustaban o quería eran cosas que Dios había permitido para mi crecimiento y desarrollo.

El autor de Hebreos dijo que debemos sujetarnos a la disciplina de Dios. Él nos reprende sólo porque nos ama. No trate de resistirse a lo que Dios pretende usar para su bien. Pídale al Señor que trabaje profunda y completamente en usted, de modo que usted pueda convertirse en todo lo que Él quiere, haga todo lo que Él quiere que usted haga y tenga todo lo que Él quiere que usted tenga. Durante los años que me resistí a todo lo que era doloroso o difícil, la verdad más simple es que no crecí espiritualmente. Seguía caminando alrededor de las mismas montañas de siempre (problemas). Finalmente, me dí cuenta de que estaba tratando de evitar el dolor, pero de cualquier modo tenía dolor. El dolor de mantenernos igual que siempre, es peor que el dolor del cambio.

Nuestra personalidad es nuestra alma (mente, voluntad y emociones), pero con frecuencia ha sido lastimada por nuestras experiencias en el mundo. Dios nos promete restaurar nuestras almas si nosotros cooperamos con el trabajo del Espíritu Santo en nosotros. Yo tenía un alma quebrantada, una que no tenía paz ni gozo, pero Dios me ha hecho completa y desea lo mismo para usted.

La Palabra de Dios para usted hoy: Abra su alma a Dios y pídale que sane cada herida y cada golpe.

Del libro “Hearing from God Each Morning” de Joyce Meyer. Derechos de Autor 2010 por Joyce Meyer. Publicado por FaithWords. Todos los derechos reservados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsappinspira. Reflexiones para el celular