El poder de la bendición

Deuteronomio 28:1-13

Acontecimiento es un hecho que sucede en un momento dado. Se caracteriza por una ruptura o transición en el curso de los sucesos, y por su carácter relativamente efímero, aunque tenga repercusiones en el futuro. En un sentido general, acontecimiento es todo lo que sucede y posee un carácter poco común, incluso excepcional.

  • Tú puedes producir una ruptura en los sucesos normales de tu vida. Puedes determinar un giro en las cosas que te están sucediendo. “Acontecerá…”
  • Todo depende de lo que estas dispuesto a atender, ¿a que le estas prestando atención?   Atención crea un enfoque y este determina hacia donde te vas a dirigir.                                       Todo lo que el diablo busca es desviar tu atención. “…si oyeres atentamente…”
  • Lo que atiendes, entiendes y esto crea un patrón mental que te gobierna y dirige.
  • Nuestra atención debe ser con la intención de obedecer. “…para guardar y poner por obra todos sus mandamientos…”
  • Cuando quieras que algo distinto suceda o acontezca, Dios pondrá a un hombre de Dios que te libere las claves para desatar tus acontecimientos. “yo te prescribo hoy…”
  • Esto te lleva a que seas exaltado, o sea sobresaliente, distinguido por encima de muchos, esto es con el propósito de que  nos transformemos en un centro de atracción hacia nuestro Dios. Que las naciones anden a nuestra luz.  “Tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.”

¿Cómo te das cuenta que la bendición se está activando o te está alcanzando?

  • la región donde te toca vivir no te va a afectar. V.3)
  • la bendición afecta la vida de nuestros hijos con provisión y buenas palabras. V.4)
  • todo lo que hagamos será fructífero. La bendición te hace fructífero. V.4)
  • nuestra vida alimenticia estará acompañada por provisión y creatividad. V.5)
  • nuestras salidas y entradas estarán resguardadas por la bendición. V.6)
  • por causa de la bendición nuestros enemigos huirán de delante de nosotros. V.7)
  • nuestros ahorros y actividades prosperarán por causa de la bendición. V.8)
  • se notará que somos Pueblo de Dios. V.9)
  • se te conocerá por tu sobreabundancia. V.11)
  • caminaras con cielos abiertos libre de toda deuda. V.12)

Los efectos de la bendición descriptos en este capítulo ocurren con el fin de que como Pueblo de Dios seamos exaltados y de esta forma muchos sean atraídos al Reino de Dios, porque solo un pueblo bendecido puede expresar la realidad de su Dios.

¿Cómo activamos esa bendición?

Efesios 1:15

El Apóstol Pablo comienza describiendo a los efesios la realidad de lo que tenemos en Cristo, y lo primero que les deja claro es que somos un Pueblo bendito, es entonces que a partir del verso 15 el les dice que esta orando para que eso se les revele, que lo vea manifiesto en sus vidas, pero esta intercesión está dirigida a un tipo de personas en especial, que reúnen dos condiciones, que serán ellos los portadores de la realidad de la bendición y sus efectos.

    • Fe en el Señor Jesucristo: Una firme resolución que los hombres no pueden cambiar ni tampoco las circunstancias. Inquebrantable confianza en nuestro Señor Jesucristo. Los que frente a la adversidad ponen en duda la existencia o el accionar de Cristo, son los que nunca experimentaran la activación de la bendición. Si algo tenían los hombres y mujeres del antiguo testamento es que nunca se les ocurría abandonar al Dios en el cual habían confiado, a pesar de los inconvenientes que atravesaban. Esto permitía que las manifestaciones de la bendición les llegasen.
    • Amor para con todos los santos: El Nuevo Pacto esta lleno de referencia apostólicas a cuidar las relaciones interpersonales, instándonos a poner en práctica la amabilidad, el perdón, las acciones amorosas, etc., y esto es porque ninguna bendición nos va a llegar directo desde el cielo, sino que siempre el medio que Dios Padre utilizará para que se nos active una bendición es una persona. Las personas son las puertas a fin de que una bendición nos alcance. El hecho de llevarse mal con la gente hace que las puertas se nos cierren a fin de recibir una bendición.
Este es nuestro tiempo de vivir rodeado de la manifestación de la bendición. Al poner por obra la fe en nuestro Señor Jesucristo y practicar el desarrollo de las buenas relaciones, activamos la llave que abre la puerta al flujo de la bendición para nuestras vidas. Recuerde: usted es un bendito, y esta con todas sus riquezas te están por alcanzar.

Facundo Pose

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manda QUIERO y recibe palabras de fe . Aqui.