Escaladores

Todos en la vida estamos escalando hacia algún sitio, hacia algún sueño, alguna esperanza, algún ministerio, hacia una familia o un hogar. Y el gran secreto de la vida es no acampar a la mitad del camino, no quedarnos en la mitad de lo que Dios quería para nosotros. El Señor bendice a los que escalan y no se rinden; tienes que planificar tu vida y trabajar duro para llegar a la cima, dando una extra milla como lo hizo Rebeca en el desierto. No te lamentes porque el lamento mira hacia atrás, no te preocupes porque la preocupación mira alrededor; planea, sueña… Porque la visión siempre mira hacia arriba.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsappinspira. Reflexiones para el celular