ESPERA SER SANADO

 

…y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó  por detrás y tocó el borde de su manto. -Mateo 9:20

RECIENTEMENTE, EL SEÑOR me ha hecho sentir   la importancia de demandar la operación de su unción. La palabra demandar significa “una búsqueda o estado de ser buscado”. Significa proseguir a pesar de los obstáculos para llegar a un lugar donde está la unción y esperar que caiga sobre uno. La mujer con el flujo de sangre demandó la operación de la unción sanadora y recibió su milagro. Su expectativa era que una vez que se abriera paso entre la multitud, se abriera paso a través de años de tratamientos fallidos y se abriera paso en medio del estigma de ser inmunda, sería sanada. Con demasiada frecuencia el pueblo de Dios no recibe milagros y sanidad porque no demanda la operación de la unción. No prosiguen porque no esperan que suceda algo milagroso. Algunas veces los creyentes se permiten desanimarse. Déjame decirte esto: No permitas  que el diablo te convenza de no recibir tu sanidad. Pon tus pensamientos en Dios. Tienes  que abrirte paso a través del desánimo y la frustración para que no te pierda tu milagro. No permitas  que, nadie te detenga. Tienes  que proseguir: a través del tráfico, del estacionamiento, de la gente que viene entrando por la puerta. Mantente  en el Espíritu y llegue al lugar donde está la unción, estira tu mano y obtén tu milagro. Así como la mujer que se abrió paso, extendió su mano y fue sanada al tocar el manto de Jesús, tu también puedes  proseguir, extender  tu mano y asir tu sanidad.

👑   Ꮥαrα

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *