Hasta que aparecistes tu

Todo era frío y gris.

El cielo lloraba desconsoladamente.

Entré rápido al recinto, pensando que el día se me parecía.

Hasta que apareciste tu.
Tu mirada se clavó en la mía.

Tu sonrisa acarició mi alma.

Y cuando tus labios pronunciaron un elogio ,
Entonces , el frío se convirtió en cálido 

El cielo sonrió y el otoño se convirtió en primavera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manda QUIERO y recibe palabras de fe . Aqui.