La prueba de Amor

( Génesis 22 )

 

Hoy me quede pensando en este pasaje.

Me puse a imaginar como se sentiría Abraham cuando Dios le pide que sacrifique a lo que mas amaba en la vida.

Sacrificar a Isaac era renunciar a su vida, a sus sueños . Nada quedaría luego de esto.
Pobre tipo, dice la palabra que se levanto muy de mañana. Imagino que esa noche no durmió.
Dios probó a Abraham, no para hacerlo tropezar y caer, sino para incrementar la capacidad de Abraham de obedecer a Dios, y así desarrollar su carácter.

De la misma manera que el fuego refina al mineral para extraer metales preciosos, Dios nos refina por medio de circunstancias difíciles.

Cuando somos probados nos podemos quejar, o podemos tratar de ver cómo Dios nos está forzando para forjar nuestro carácter.
Aquella mañana siguiente Abraham comenzó uno de los actos de obediencia más grandes registrados en la historia.

Viajó 80 km ( a pie no había bus ni taxis ) hasta el monte Moriah cerca de Jerusalén.

Con los años había aprendido lecciones muy duras acerca de la importancia de obedecer a Dios.

Esta vez obedeció en forma rápida y total. A menudo obedecer a Dios es una lucha, porque puede significar que le entreguemos algo que verdaderamente amamos.

No siempre debemos esperar que nuestra obediencia a Dios sea fácil ni que venga en forma natural.
Dios no quería la muerte física de Isaac, pero quería que Abraham sacrificara en su corazón a Isaac para que se convenciera de que amaba más a Dios que a su hijo prometido y largamente esperado.

En realidad, Dios estaba probando a Abraham. El propósito de las pruebas es fortalecer nuestro carácter e incrementar nuestra consagración a Dios .
A través de esta experiencia difícil, Abraham aprendió sobre su compromiso de obedecer a Dios. También aprendió sobre la habilidad de Dios para resolver.
Es difícil soltar lo que amamos profundamente. ¿Qué podría ser más apropiado que amar al único hijo?

Aun entonces, cuando le damos a Dios lo que Él nos pide, nos devuelve mucho más de lo que nosotros pudiésemos haber soñado.

Los beneficios espirituales de sus bendiciones superan enormemente nuestros sacrificios. ¿Qué cosa en este tiempo podrías sacrificar, piensa en esa promesa, en esa bendición y examínate a conciencia.
Si Dios te dice que renuncies a eso que amas hoy tu seguirías amando ?
Abraham recibió grandes bendiciones por su obediencia a Dios.

Primeramente, Dios dio a Abraham la capacidad de conquistar a sus enemigos.

En segundo lugar, Dios prometió a Abraham hijos y nietos que serían de bendición a toda la tierra.

Sus vidas cambiarían al conocer la fe de Abraham y sus descendientes.

Muy a menudo pensamos que las bendiciones son regalos que vamos a disfrutar.

Pero cuando Dios bendice, su bendición se extiende a otros. Confía en que Él proveerá Y obedece a Dios . Que tengas un bendecido dia. 👑Silvina 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manda QUIERO y recibe palabras de fe por Whatsapp