Misericordia

Piensa en aquellos a tu alrededor que están luchando con el tiempo que Dios toma en contestar sus oraciones y que necesitan tu amor y ayuda. Al ayudar a aquellos que están luchando, puedes estar contribuyendo a que permanezcan firmes en la fe y confiados en que Dios traerá satisfacción a sus vidas en su debido tiempo. No seamos como los amigos de Job que en vez de traer palabras de aliento para que su fe no decaiga lo culpaban y señalaban sus errores. Nadie necesita que tu te coloques en juez y señales. Todos y cada uno ya sabe interiormente cuales son . No te necesitan para recordarlo. Y por cierto se hijo de Dios . Pues los que señalan no lo son. El diablo es el que acusa y señala. No te conviertas en acusador de tu hermano , sino aquel que levanta los brazos caídos y ora para que la fe no le falle. ♔Sara

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *