ORACIONES PARA PEDIR SEGURIDAD Y PROTECCIÓN DIVINA

Me cubro, cubro a mi familia y a mis
posesiones con la sangre de Jesús.
Que el fuego de Dios rodee y proteja mi vida de toda destrucción.
Que los ángeles del Señor acampen a mi
alrededor y me protejan (Salmos 34:7).
Que tu gloria sea mi armadura y que
proteja mi espalda y retaguardia.
Levántame y estaré seguro (Salmos 119:117).
El nombre de Jesús es torre fuerte, corro a
ella y estoy seguro (Proverbios 18:10).
Señor, tú me haces habitar en seguridad (Salmos 4:8).
Protégeme de los opresores (Salmos 12:5).
Permíteme habitar con seguridad en mi tierra (Levítico 26:5).
Guíame con seguridad y no tendré temor; que el
mar cubra a mis enemigos (Salmos 78:53).
Permíteme recostarme y descansar con
seguridad (Job 11:18; Isaías 14:30).
Vaya habitar en seguridad, no temeré a nada (Ezequiel 34:28).
Guárdame como la niña de tus ojos y escóndeme
bajo la sombra de tus alas (Salmos 17:8).
Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas (Salmos 61:4).
Confiaré en la sombra de tus alas (Salmos 57:1).
Sé mi refugio de la lluvia y la tormenta (Isaías 4:6).
Sé mi refugio del viento y la tempestad (Isaías 32:2).
Cúbreme en la sombra de tu mano (Isaías 51:16).
Cúbreme con tus plumas (Salmos 91:4).
Sé mi refugio y mi fortaleza (Salmos 59:16).
Defiéndeme y libérame (Isaías 31:5).
Que tu gloria sea mi defensa (Isaías 4:5).
Ponme a salvo de quienes se levanten en
contra de mí (Salmos 59:1).
Señor, tú eres mi escudo y mi refugio (Salmos 119:114).
Señor rodéame con tu escudo de protección (Salmos 5:12).
Derríbalos, oh Señor, mi escudo (Salmos 59:11).
Que tu verdad sea mi escudo (Salmos 91:4).
Señor, tú eres mi sol y mi escudo (Salmos 84:11).
Señor, tú eres mi escudo y mi galardón será
sobremanera grande (Génesis 15:1).
No temeré a diez mil que se hayan levantado en contra
mía, porque tú eres mi escudo (Salmos 3:1-6).
Eres una torre fuerte en contra del enemigo (Salmos 61:3).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *