¿Por que pasan cosas malas?

El orden original del medio ambiente humano en la tierra se debe distinguir de lo que llegó a ser luego del impacto de la caída del hombre, la maldición y el diluvio (Is 45.18;Ro 8.20; 2 P 3.4–7). No debe atribuirse a Dios la desarmonía agrícola, zoológica,geológica y meteorológica a la cual fue sujetada la creación. La perfecta voluntad de Dios, como fundador y Rey de la creación, no se manifiesta en la presencia de la muerte,la enfermedad, la discordia y los desastres o el pecado humano. Nuestro mundo presente no refleja el orden del reino que originalmente deseaba Dios para el disfrute del ser humano en la tierra, así como tampoco refleja el reino de Dios como finalmente se experimentará. Al entender esto, deberíamos tener cuidado de no atribuirle a la «voluntad de Dios» aquellas características de nuestro mundo que tienen su origen en la ruina del orden original de Dios, a raíz de la caída de la humanidad.

La humanidad debía jugar un papel importante para subyugar y dominar la tierra. Dios quiso que la primera pareja viviera como rey y reina, en completa armonía y equidad, participando juntos en el gobierno del paraíso que Él creó para ellos. En Cristo,Dios quiere restaurar esa capacidad para regir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe palabra de fe en tu WhatsApp