¿Que significa estar a la defensiva?

Pregunta que nos hicieron :

Muchas veces me critican y me dicen que siempre estoy a la defensiva, que significa eso? Me dan algún buen ejemplo? y por que una persona se pone a la defensiva es decir que debilidades o defectos puede llegar a tener una persona, para siempre estar de esa forma ?

Respuesta :

En la guerra y en los deportes se suele afirmar que “la mejor defensa es un buen ataque”. Y muchas veces aplicamos esta frase a la vida real y a nuestras relaciones interpersonales sin darnos cuenta de que no tiene cabida. Entonces nos ponemos a la defensiva.

Un ejemplo clásico y bastante cotidiano es el del marido que le comenta a la esposa lo buena que le quedó la comida ese día. Ante ese comentario ella replica: “¿Qué quieres decir? ¿Insinúas que normalmente no cocino bien?” Ante esta salida, es normal que el hombre se enfade y la escena termine en una discusión o en un silencio glacial.

Estar a la defensiva implica que, ante frases y comportamientos que tienen una impronta neutral o incluso positiva, reaccionamos como si fuesen una amenaza y hacemos saltar la chispa. ¿Por qué?

Las razones que nos llevan a adoptar una actitud defensiva

Porque creemos que la actitud de la otra persona es amenazante, que está atacando nuestra integridad personal. Casi siempre la actitud defensiva se erige sobre el miedo a que los demás nos hieran, ya sea porque a lo largo de nuestra vida hemos vivido muchas decepciones o porque la historia con esa persona no ha sido precisamente un camino de rosas.

En otras ocasiones la persona se pone a la defensiva simplemente porque está pasando por una situación de mucho estrés y cualquier hecho hace sonar las alarmas. Por supuesto, también hay quienes son recelosos por naturaleza y viven en una atmósfera de desconfianza que no les permite relajarse. En este caso, en el fondo lo que existe es un profundo temor al rechazo y una baja tolerancia a la crítica.

Hay otros casos en los cuales la persona adopta una postura defensiva porque pretende proteger determinado espacio que considera íntimo y que no está dispuesto a ceder. Es algo que se aprecia fundamentalmente en las relaciones de los adolescentes con sus padres, en las personas que sufren una adicción o en las parejas que recién han comenzado una vida juntos.

Otra razón que lleva a muchas personas a estar a la defensiva es la existencia de un resentimiento hacia el otro. Esta actitud se aprecia mucho entre las parejas, cuando ambos luchan por controlar la situación e imponer su punto de vista. En estos casos, se comprenden las relaciones interpersonales como una lucha de poder donde uno gana y el otro pierde, sin términos medios ni posibilidades para la negociación.

En el fondo, la actitud defensiva esconde a una persona insegura. Además, envía la señal de que somos cerrados de mente y respondemos de manera exagerada y emocional ante las situaciones, lo cual no nos ayuda a construir relaciones sanas, ni en el ámbito privado ni en el profesional.

¿Cómo saber si estás a la defensiva?

A menudo, cuando le decimos a alguien que está a la defensiva, lo toma como una ofensa y lo niega rotundamente. De hecho, solemos adoptar esta actitud sin darnos cuenta porque estamos demasiado sumergidos en la historia que gira en nuestra mente por lo que no logramos ver con claridad lo que sucede en el mundo real.

Algunos indicios que te indicarán que estás asumiendo esta actitud son:

– Empiezas a hablar rápidamente sin darle tiempo a la otra persona a explicar sus puntos de vista.

– No te detienes a escuchar lo que el otro dice sino que estás procesando todos tus argumentos en contra.

– Utilizas justificaciones que no son del todo ciertas pero que eliminan tu cuota de responsabilidad en el asunto.

– Percibes que la otra persona es un enemigo a derribar.

– Haces de la palabra “pero” tu vocablo favorito de manera que la mayoría de tus frases comienzan con ella.

– Respondes a una crítica personal escudándote detrás de los errores de los demás y comparándote con ellos.

– Usas el sarcasmo para devaluar a la otra persona.

– No pides explicaciones cuando no comprendes sino que asumes lo que el otro quiere decir.

– Te sientes continuamente tenso e irritado, como si la vida cotidiana fuera una lucha.

Estar a la defensiva es una señal de que necesitas detenerte en el camino y revalorar cómo has llegado a ese punto. Esa actitud te limita como persona y afecta a quienes están a tu alrededor porque siempre terminas atacándoles.
7 cambios imprescindibles para dejar de estar a la defensiva
Ser consciente de que estamos a la defensiva es el primer paso pero sin duda no basta para erradicar esta actitud. Por tanto, es importante que estés dispuesto a cuestionarte si realmente logras algo con esa actitud o si, al contrario, es un obstáculo para tus relaciones interpersonales y tu crecimiento. Si continúas buscando excusas para tu actitud defensiva, es que aún no estás dispuesto a cambiar, tienes demasiados recelos y miedos como para adoptar una actitud más abierta y dispuesta al diálogo. Sin embargo, si ya has comprendido que estar a la defensiva no conduce a ningún sitio, entonces estás preparado para el cambio.

¿Cómo dejar de estar a la defensiva?

1. Asume que las personas no son adversarios. Es importante que comprendas que las relaciones interpersonales no son una batalla. Cuando asumes una conversación pensando que habrá un ganador y un perdedor, te pondrás a la defensiva porque, obviamente, no quieres ser quien pierda. Pensar que solo están intercambiando puntos de vista que te pueden enriquecer te permitirá adoptar una actitud más relajada y abierta a las ideas del otro.

Santiago 1:19 (LBLA) Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira;
2. Cuando no comprendas el mensaje, pregunta. No te bases en suposiciones porque estas se sustentan en tu visión, que no siempre coincide con la de la otra persona. Cuando no entiendas alguna frase o un comportamiento te resulte extraño, en vez de sacar conclusiones, pregúntale a la persona qué ha querido transmitir.

S. Juan 7:24 >>No juzguéis por la apariencia, sino juzgad con juicio justo.>>
3. Mantén las emociones bajo control. A menudo las personas que están siempre a la defensiva son muy emocionales por lo que reaccionan exageradamente ante los estímulos del medio.
Aprender a dominar nuestras emociones es algo en lo que debemos trabajar día a día. Para lograrlo hay aspectos fundamentales que debemos tener presentes:
a. Intimidad con Dios : Cuando entramos a su presencia, dejamos que El nos hable, nos moldee y nos reconforte. Ese es el lugar de donde nunca sales igual. Tu confianza prontamente se ve influenciada por Su Palabra y por su Poder, así que no importa lo que pueda venir pues tu estás confiando en que El hará su perfecta voluntad en ti.
b. Dominio Propio: Dios nos ha dado un espíritu de dominio propio pus sabe que lo necesitamos para poder vivir en santidad y crecer espiritualmente: “ Porque no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7
Solamente dependiendo del Espíritu Santo y el dominio propio podremos obtener la victoria sobre las emociones negativas y llegar a ser una persona llena del gozo y la paz del Señor.
4. Desarrolla tu autoestima. En la base de una actitud defensiva se suele esconder una profunda sensación de inseguridad, la creencia de que seremos pisoteados a priori. Cuando tenemos una autoestima sana y nos sentimos seguros de nuestras capacidades solemos adoptar una actitud más abierta y receptiva.
EL SEÑOR JESÚS NOS DEVUELVE EL VERDADERO VALOR.
Las cosas tienen valor por lo siguiente:
Por el precio que se paga por ellas.
Cuando alguien paga un alto precio por algo, entonces lo cuida por el valor que tiene para él.
Nosotros fuimos comprados por precio. Jesús derramó su sangre por nosotros, el más alto precio que alguien pudiese pagar. ( 1 Co:6-20, 1 Co 7:23, 1P 1:18-19 ).
Por su marca (o su sello)
En un automovil no es lo mismo una marca desconocida que un Mercedes Benz.
Dice la Biblia que nosotros hemos sido sellados por el Espíritu Santo.
( Ef 1:13, 4:13, 2 Co 1:22 )
Por su autor o fabricante.
No vale lo mismo una pintura de Da Vinci que una de un desconocido.
Nosotros fuimos creados por la propia mano de Dios, y EL mismo puso aliento en nosotros.
( Salmos 100:3, 119:73 )
Por su exclusividad
Un producto vale mucho más cuando es único o exclusivo.
Cada uno de nosotros es exclusiva creación de Dios, no existen dos personas iguales, todos somos diferentes y exclusivos, tenemos huella digital propia, tenemos exclusivo iris en nuestros ojos, tenemos un ADN único. EL nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos. EL nos formó con sus propias manos. Salmos 100
Por su contenido
Si comparamos 2 envoltorios de regalo, uno grande y uno chico, el primero es bonito y el segundo no tanto…cuál vale más ? Depende de su contenido, porque el grande y bonito puede contener un osito de peluche, pero el envoltorio chico puede contener un anillo de oro y diamantes.
De la misma forma, nosotros no valemos por nuestra apariencia, sino por lo que hay dentro, la Biblia dice que hay un tesoro en vajillas de barro, la Biblia dice que somos Templo de Espíritu Santo. ( 2 Corintios 4:7, Romanos 9:20-21 )
Conclusión:
El rechazo nos hace estar a la defensiva, apaga nuestra personalidad y baja nuestra autoestima. Pero Dios no nos rechaza, sino que al igual que al hijo Pródigo, nos recibe con los brazos abiertos, se echa sobre nosotros y nos besa, hace fiesta.
Dios nos dice que somos su especial tesoro ( Exodo 19:5-6 ).
Somos la niña de sus ojos ( Deuteronomio 32:10, Salmos 17:8 ).
No importa lo que nos haya dicho el Diablo tratando de deprimirnos y afectar nuestra propia estima, lo que importa es lo que dice Dios de nosotros, el nos amó hasta la muerte, y está dispuesto a usarnos cuando nosotros hayamos sanado nuestra alma, despertado nuestra personalidad y levantado nuestra auto-estima.

5. Toma las críticas como lineamientos para mejorar. Las personas que están a la defensiva a menudo les temen a las críticas porque las comprenden como si fuera un ataque a su integridad. Es cierto que hay personas que no saben expresar asertivamente una opinión negativa pero puedes pasar por alto el cómo lo dice para centrarte en el mensaje. ¿Tiene el mensaje algún valor que te permitirá subsanar un error y crecer como persona? Siempre recuerda esto,

Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno (1Tes.5:21)
6. Desarrolla la confianza. Estar a la defensiva implica, de alguna forma, tener una visión pesimista del mundo pensando que todos están en nuestra contra. No se trata de asumir una actitud simplista y bonachona sino simplemente de darles la oportunidad de que expresen realmente quiénes son y qué quieren, sin que les cortemos las alas antes de que hayan volado.
Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad. (Filp. 4:8)
1 Juan 4:1>>Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios,<<

Es decir seamos lentos en responder, primero oigamos, oremos y probemos con que espíritu viene la persona. NO PREJUZGUEMOS.
7. Relájate. El estrés, la tensión y los conflictos pueden hacer que te pongas a la defensiva. Es normal porque cuando estamos en esta situación nuestro cerebro no es capaz de evaluar con mucha precisión los detalles de las situaciones y responde de manera más impulsiva, generando una respuesta de ataque o huída.
Juan 14:27 >>La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.
Es obvio que estos cambios no ocurrirán de un día para el otro pero si te mantienes de la mano de Dios, renovando día en día tu manera de pensar, podrás ser libre de estar a la defensiva.
Dios te bendiga

 

3 Comentarios

  1. Mary

    Gracias por este resumen, el sr me a ayudado a irsuperando el rechazo y si así es se ven afectadas varias áreas de nuestra vida.

    Responder
    1. ♔Sαrα (Publicaciones Autor)

      Nos alegra mucho Mary que pudimos ser de ayuda. El Señor siga bendiciendo tu vida en cada area.

      Responder
  2. Andrés

    Me ha parecido buen artículo, además de estar bien explicado, tiene una buena presentación lo que facilita la lectura.
    A título personal no habría hecho referencia a la religión, reflexionar y pararse a pensar es lo básico; pero como digo es algo que pienso personalmente, cada uno es como es.

    Un saludo.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manda QUIERO y recibe palabras de fe . Aqui.