SABIDURIA Y DIRECCION 

(Juan.16:13; Santiago 1.5; Proverbios 3.6; Salmo 138:8; Juan10:4-5; Isaias.48:17)
El espíritu de verdad mora en mi y El me enseña todas las cosas y me guía a toda verdad. Por eso yo confieso que conozco perfectamente cada situación y cada circunstancia que venga contra mí. Porque tengo la sabiduría de Dios. Me fio en Jehová de todo mi corazón y no me apoyo en mi propia prudencia. Lo reconozco en todos mis caminos y El endereza mis veredas. Porque El señor cumplirá Su propósito en mí. Yo sigo al buen Pastor y conozco Su voz y no sigo al extraño. Por lo tanto sé que mi Padre me enseña provechosamente y me encamina por el camino donde debo seguir. Amén

ORACIONES PARA RECIBIR REVELACiÓN
Eres el Dios que revela los secretos, Señor,
revélame tus secretos (Daniel 2:28).
Revélame lo secreto y lo profundo (Daniel 2:22).
Permíteme entender secretos mantenidos desde
la fundación del mundo (Mateo 13:35).
Que se rompan los sellos de tu Palabra (Daniel 12:9).
Déjame entender y recibir revelación de tu
voluntad y tu propósito para mi vida.
Dame el espíritu de sabiduría y revelación y que sean
abiertos los ojos de mi entendimiento (Efesios 1:17).
Déjame entender las cosas celestiales (Juan 3:12).
Abre mis ojos para atestiguar las maravillas
de tu Palabra (Salmos 119:18).
Permíteme conocer y entender los misterios
del Reino (Marcos 4:11).
Déjame hablar revelación a otros (1 Corintios 14:6).
Revela tus secretos a tus siervos los profetas (Amós 3:7).
Que lo oculto se haga manifiesto (Marcos 4:22).
Esconde tus verdades de los sabios y entendidos
y revélalas a los niños (Mateo 11:25).
Que tu brazo se revele en mi vida (Juan 12:38).
Revélame lo que me pertenece (Deuteronomio 29:29).
Que tu Palabra me sea revelada (1 Samuel 3:7).
Que tu gloria se revele en mi vida (Isaías 40:5).
Que tu justicia se revele en mi vida (Isaías 56:1).
Permite que reciba visiones y revelaciones
del Señor (2 Corintios 12:1).Dame revelaciones en abundancia (2 Corintios 12:7).
Que sea un buen mayordomo de tus revelaciones (1 Corintios 4:1).
Que hable del misterio de Cristo (Colosenses 4:3).
Dame tu sabiduría oculta y que pueda entenderla (1 Corintios 2:7).
No ocultes de mí tus mandamientos (Salmos 119:19).
Que hable la sabiduría de Dios en misterio (1 Corintios 2:7).
Dame a conocer el misterio del evangelio (Efesios 6:19).
Hazme conocer el misterio de tu voluntad (Efesios 1:9).
Abre tu enigma con el arpa (Salmos 49:4).
Hazme entender tus parábolas, las palabras de
los sabios y sus enigmas (Proverbios 1:6).
Señor, enciende mi lámpara e ilumina
mis tinieblas (Salmos 18:28).
Vuelve ante mí las tinieblas en luz (Isaías 42:16).
Dame los tesoros escondidos y los secretos
muy guardados (Isaías 45:3).
Que tu lámpara alumbre sobre mi cabeza (Job 29:3).
Mi espíritu es lámpara del Señor que escudriña lo
más profundo del corazón (Proverbios 20:27).
Hazme entender lo profundo de Dios (1 Corintios 2:10).
Que pueda entender tus pensamientos profundos (Salmos 92:5).
Que mis ojos se iluminen con tu Palabra (Salmos 19:8).
Mis ojos son bendecidos para ver (Lucas 10:23).
Que todas las cataratas y escamas espirituales
sean removidas de mis ojos (Hechos 9:18).
Ayúdame a ser capaz de comprender con todos los
santos cual es la anchura, la longitud, la profundidad
y la altura de tu amor (Efesios 3:18).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *