Síndrome de Amok

La Paz era una  bella y pequeña ciudad de Entre Ríos , provincia , argentina. Corría el año 2000, algunos decían que para el 2001 venia el fin del mundo. Y Ernesto cumplía sus 50 años . Su esposa y sus dos hijas habían sido asesinadas en un trágico episodio.

Estaba solo , había estado internado luego de la tragedia por un espacio de 20 años.

Era un hombre alto , pelo castaño claro, ojos verdes y pequeños. Nariz aguileña , boca ligeramente carnosa. Tenia apellido de  historia y abolengo . Era descendiente de el caudillo Lopez Jordan.

Su madre , Hormecinda era dominante y perversa. Todos los días le pinchaba con una aguja para que el niño dejara de temer a las agujas.

Su padre, don Vitalis ,era un hombre taciturno, de débil carácter, nunca dio honor a su nombre, ya que su aspecto y carácter no reflejaba la vida que es lo que significa su nombre.

En ese ambiente creció , Ernesto.

En cambio Alma era una bella morena de ojos celestes enormes y mirada tierna, de talla pequeña.

Nacida en un bello hogar cristiano , en la hermosa ciudad de Gualeguaychu, también en Entre Ríos .

Ella tenia la libertad que se puede encontrar solo cuando conoces el verdadero AMOR.

Era soltera con un hijo ahora de 20 años, la luz y el impulso de su existencia.
Corría esos inviernos crudos  y la noche se prestaba para escuchar música, tomando un café , frente a la chimenea y su notebook.
Entro a una pagina cristiana , sin darse cuenta encontró allí que había un chat .

Alma nunca había chateado , a pesar de sus 45 años su curiosidad la impulso a escribir solo un saludo.

Ernesto estaba allí y al contestar comenzaron una amena charla que duro hasta que tímidamente el sol se asomo.

Fue un encuentro mágico. Alma sintió como que lo conocía a él de toda su vida. Había sido cordial y muy respetuoso .

Y si bien no conocía a Dios como lo conocía ella no le pareció mal haber charlado con él .

Ernesto por primera vez se sintió contenido y cómodo frente a una mujer.

Ella contaba las horas , para que llegara la noche y poder conversar con su nuevo amigo, cosa que no siempre sucedía.

Había veces que se citaban frente a la computadora y Ernesto no llegaba. Luego el con una sutil historia se disculpaba .

Ambos disfrutaban cantar juntos , reír y recordar épocas antiguas de sus juventudes. Asi sin darse cuenta el tiempo paso.

Una noche a él se le escapa : HOLA AMOR COMO HAS ESTADO HOY- Cosa que ella le contesto también con un – HOLA AMOR , BIEN- no se dieron cuenta y al instante ella reacciono y se preguntaron lo que ambos sentían. Había pasado el tiempo compartiendo cada día, sus vidas y hasta llegaron a enviarse fotos de cada uno. El amor surgió casi sin haberlo invitado.

A ella le intrigaba esas ausencias de él , algo en su interior le decía que tuviese cuidado. Pero el llegaba le sonreía y todo ese presentimiento se diluía.
Alma necesitaba conocerlo personalmente, deseaba poner la relación en un plano real. Ya que ambos estaban solos y se amaban.

Pero Ernesto siempre tenia alguna buena historia para dilatar el encuentro. Un día harta ya de esperar Alma , comienza a investigar donde vive Ernesto.

Lo logra con ayuda de parientes que tiene en el servicio secreto del gobierno. Nadie le dijo nada sobre él, solo se limitaron a decirle donde lo encontraría  . A veces es mas saludable dejar que los enigmas queden sin develar y huir que revelarlos.

Su presentimiento era acertado. Ella corria peligro. Ernesto si vivía solo, si era viudo. Pero él vivía en una casa de reposo para enfermos siquiátricos peligrosos.

Ernesto era pacifico, tierno y dulce , hasta que lo enojan. Porque cuando eso sucede se convierte en un monstruo.

En esos ataques sin causa aparente mata a su esposa y dos hijas . Las descuartiza las coloco en una bolsa y las enterró.

El caso fue ocultado a la sociedad a pedido de su  familia que eran de mucho dinero .

Ernesto amaba de verdad a Alma y hoy a base de pastillas estaba tranquilo. Pero se conocía y el mismo se tenia miedo.

No deseaba que ella corriera peligro.

Había decidido amarla de lejos. Por el bien de ella.

El era consciente que el síndrome de Amok que el padecía no era curable. Moriría bajo la bala de algún policía, o tras una pena de muerte o se suicidaría .

Para Ernesto eso era su final.

Pero Alma era una mujer distinta.

Cuando le contaron toda la historia ella entro a su cuarto, que ella nombraba “ EL CUARTO DE GUERRA” Y oro a Dios .

Diciendo que si era el propósito que Ernesto fuera libre y era la voluntad de EL que se casara con ella .

Ella consagraría ese matrimonio para servirlo y anunciar el evangelio.

Al otro dia ella entra a la clínica y para sorpresa de Ernesto estaba Alma frente a él, resplandeciente bella.

Cierra la puerta casi en pánico y le dice que salga .

Que se valla que era una insensata ;   corría peligro con él.

Ella le dice que no se ira sin antes contarle a él una historia.

El abre despacio la puerta, la mira fijo , la toma de la mano y tiernamente le dice que por favor cuente la historia y se valla.

Ahí el confiesa su mal y porque el no puede casarse ni verla.

Alma comienza a abrir un libro que llevaba en su cartera y comienza a contar una historia , titulada “EL ENDEMONIADO DE GADARENO” Lucas 8:26-29 .

Cuando ella termina lo ve a el llorando .

Sentía que ese hombre gadareno era alguien igual a el.

Le suplico que lo llevara delante de ese Jesús porque deseaba ser normal . Alma lo llevo a la iglesia .

Y como le habia prometido a el, alma se retira de su vida, sabia que le habia pedido a Dios que si era para ella, Ernesto debia vivir el milagro de ser completamente libre y sano .

Y solo el tiempo seria el juez de como terminaria. Asi que ella aunque triste cumplio lo prometido.

 Pasaron dos años ; Nunca mas supo Alma que había pasado con Ernesto. Ella fue invitada a una nueva iglesia que se abría .

Cuando entra para su sorpresa ve a Ernesto .

El no solo había sido sanado milagrosamente de la enfermedad sino que ahora era un bello pastor.

Se miraron se sonrieron y con un beso sellaron para siempre su amor.

Se casaron y hoy cumplen su boda de plata junto a sus nietos y bisnietos.

Solo Dios puede hacer al hombre libre y feliz.

Autora : 🌷 Maria Silvina Ardizzi

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *