Tiempo de cosecha

Si decides continuar buscando de Dios y plantando la semilla de Su Palabra en tu corazón, llegará el día en que tu también verás la manifestación en tu vida de aquello por lo que has estado creyendo. Quizás luzca imposible ahora mismo. Ni siquiera te puedes imaginar cómo Dios lo hará. Pero no importa. Tu cosecha ya llegará.
¿Cómo lo sé? Porque Jesús lo confirmó. Él dijo: «El reino de Dios es como cuando un hombre arroja semilla sobre la tierra: ya sea que él duerma o esté despierto, de día y de noche la semilla brota y crece, sin que él sepa cómo. Y es que la tierra da fruto por sí misma: primero sale una hierba, luego la espiga, y después el grano se llena en la espiga; y cuando el grano madura, enseguida se mete la hoz, porque ya es tiempo de cosechar» (Marcos 4:26-29).
Hace unos años, estaba firme en fe por algo que parecía imposible (no recuerdo de momento qué era), y vi algo en esos versículos que no había visto antes. Me di cuenta que entre el momento de la primera siembra de la semilla de la Palabra en mi corazón respecto a una situación en particular, y el momento de la cosecha, mi corazón está procesando la Palabra. Está trabajando en ella de la misma manera que la tierra trabaja con una semilla natural.
No soy un granjero, así que no entiendo muy bien el proceso natural requerido. Pero sí sé que si planto una semilla de tomate en la tierra, le llevará un tiempo bajo tierra antes de germinar. Si todos los días la excavo para ver cómo ha progresado, o si no la riego (especialmente aquí, en el clima caliente de Texas), no producirá ningún fruto.
Por el contrario, si dejo que la tierra haga su trabajo y complete el proceso, si la nutro y la protejo al regarla, eventualmente germinará y esa pequeña semilla producirá una cosecha abundante de tomates.
Aún en la natural parece imposible. Sin embargo, pasa todo el tiempo. ¿Cuánto más podemos estar seguros de que recibiremos la cosecha de nuestra semilla de la Palabra de Dios?
¡Con Dios todo es posible!

Kenneth Copeland

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *