Un sacerdocio eficaz

 

Levítico 21:16-24

Recordemos que en el Antiguo Testamento encontramos las sombras y figuras de lo que en el Nuevo Pacto son realidades espirituales, por lo tanto, todo lo que prediquemos del Antiguo Pacto, debemos saber como aplicarlo a las realidades del Nuevo.

Recordemos que bajo la realidad del Nuevo Pacto, todos somos sacerdotes.

Hebreos 5:1-4

“Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor

de los hombres en lo que a Dios se refiere,  para que presente ofrendas y sacrificios

por los pecados; para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados,

puesto que él también está rodeado de debilidad; y por causa de ella debe ofrecer

por los pecados,  tanto por sí mismo como también por el pueblo.

Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios,  como lo fue Aarón.”

Esta palabra nos habla de los sacerdotes

Son llamados de entre los hombres. Dios no está en busca de un súper hombre. Dios y el hombre se llevan bien.

Fueron convocados para estar a favor de los hombres, no en defensa de Dios

Deben estar centrados en Dios.

Llamados a tratar con el pecado de la gente.

Deben mostrarse pacientes con los extraviados e ignorantes.

Tienen que tener noción que ellos también están rodeados de debilidad.

No se promueven a ellos mismos.

Ahora bien, el texto que hemos citado del libro de Levíticos, nos dice que aquellos sacerdotes comían el pan y también lo servían. Pan, en el sentido bíblico, representa la palabra de Dios, una palabra que nutre, que alimenta, que ayuda al crecimiento y desarrollo de la persona.

V.22) Este verso nos dice que había muchos sacerdotes pero no todos podían servir el pan o ministrarlo. Había cosas que se los impedían.  Estaban autorizados a comer del pan, pero no a distribuirlo y la razón era “defectos irreparables en su ser”

“Existen actitudes y/o mentalidades que te están impidiendo compartir una palabra viva. Son paradigmas mentales que Dios puede ayudarnos a corregir, pero son muchas las personas que se rehúsan.

CIEGOS: son personas que teniendo un sacerdocio no capturan la visión, no ven nada. Aceptan participar de las reuniones pero no involucrarse del desarrollo de la Iglesia. Saulo de Tarso estudió a fin de servir  Dios, pero el tema es que durante una larga temporada lo hizo sin visión, esto lo transformó en un perseguidor de lo que el creía servir. Una vez que fue involucrado en una red apostólica su visión fue activada. Dios te va a involucrar bajo redes apostólicas a fin de transformarte en un visionario.

COJOS: hoy representan personas desequilibradas, no centradas, es decir, personas que son fuertes en una cosa, les gusta algo, le sacas eso y se caen. 1º Pedro 5:8, nos dice que los que no son sobrios, o sea centrados, son los que el devorador más perjudica.

MUTILADOS: incompletos, les falta algo. Viven concentrados en las cosas que necesitan. La base de la incredulidad es mirar siempre lo que nos falta y necesitamos sin valorar todo lo que ya hemos logrado. Por este motivo no ministraban el pan.

SOBRADOS: deformes, tenían partes sobrantes, por lo tanto metían miedo, asustaban, nadie se les quería acercar. Dios te dará poder de atracción a fin de llegar con el pan al mayor número de personas.

QUEBRADURA DE PIE O DE MANO: atados a experiencias del pasado que al accionar en el presente impiden tu progreso ya que duelen. Recordemos que todos hemos venido al Señor con quebraduras emocionales, en el tenemos restauración total. Los que nunca se terminan de sanar no pueden compartir una palabra viva con los que les rodean.

JOROBADOS: encorvados, tienen una visión netamente terrenal, al estar encorvados viven gobernados por las circunstancias que les rodean y eso arruina la vida de fe para servir el pan. El Cristo que sanó a una encorvada también está contigo.

ENANOS: son personas que viven una eterna infancia, no han crecido, se quedaron en una etapa. Son como niños que les gusta competir, son dependientes y esa actitud les impide compartir con otros la palabra de vida.

NUBE EN EL OJO: ven por la mitad, ven borroso, no disfrutan todo el panorama y esto les crea desconfianza del mundo que les rodean, no se pueden mover con total libertad.

SARNOSOS: son personas centrados en si mismos, cuanto más se rascan, más les pica. Eso los vuelve egoístas.

EMPEINE: tienen dificultad para calzarse, les cuesta tomar iniciativa y decisiones y eso les dificulta el compartir una palabra que alimente.

TESTICULO MAGULLADO: no tiene capacidad de engendrar. Han aprendido a pasarla bien sin generar frutos de sus actividades. La señal del Pacto en la antigüedad era tomarse de la parte reproductiva a fin de comprometerse con lo acordado. “Dios hace pacto contigo de reproductividad. Llego tu época de compartir la palabra y ver el crecimiento de numerosas personas”

Facundo Posse

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsappinspira. Reflexiones para el celular