Volver a empezar

Volver a empezar no es sencillo pero es posible, solo se necesita dar un paso de tal manera que podamos enfrentar todo lo que nos espera, con entusiasmo y alegría.

Para volver a empezar debes:

Amarte a ti mismo.

Proverbios 19:8: “Adquirir sabiduría es amarse a uno mismo; los que atesoran el entendimiento prosperarán.”

El amarse es muy importante ya que nada podremos hacer sin valorarnos y tampoco sin creer en nosotros mismos, que somos capaces de enfrentar las circunstancias, este no es un pensamiento humanista ni mucho menos de motivación. Es sabio valorarnos y nos dará el éxito que esperamos en los nuevos comienzos.

Reconocer los errores / Pecados.

Salmo 32:5: “Finalmente te confesé todos mis pecados y ya no intenté ocultar mi culpa.

Me dije:«Le confesaré mis rebeliones al Señor », ¡y tú me perdonaste! Toda mi culpa desapareció.”

No habrá nuevo comienzo mientras no reconozcamos lo que hemos hecho mal, este es un principio fundamental para poder producir un cambio. Si no reconocemos, no podremos avanzar, nos quedaremos en las formas antiguas.

Lo dice la palabra cuando nosotros pecamos, el confesar y reconocer es el primer acercamiento a Dios y el perdón. Con este paso declara el salmista que desapareció la culpa que el cargaba.

Cuando tenemos que empezar de nuevo esta claro que si no reconocemos en lo que nos equivocamos vamos a repetir una y otra vez lo mismo.

Romper el pensamiento de dar vuelta atrás.

Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

No debes permitir que fácilmente puedas capitular en tu propósito. NO HAY VUELTA ATRAS, es como abrir una puerta y cerrarla y tirar la llave lejos.

La palabra dice claramente Todo lo puedo en Cristo y cuando dice todo lo puedo se refiere a que vamos a vencer, debemos desechar el pensamiento que nos tira a abandonarlo todo y seguir sin titubear, vamos a llegar a le meta que deseamos.

Sumar a quienes te aman.

Hebreos 10:24 “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

Debes permitir que aquellos que te aman te apoyen y dejarte apoyar por ellos.

Nuestros seres amados ya sean parientes o hermanos en Cristo son un apoyo muy valioso en la hora de empezar de nuevo, debemos darles a ellos la oportunidad de que con su ayuda nos brinden apoyo en el momento necesario y no alejarnos. La Biblia lo dice y leímos que dejar de congregarse no es bueno, claro que por medio de nuestra unión recibimos el estímulo necesario.

Finalmente volvamos a empezar:

En Cristo podemos ser nuevas criaturas, Cristo hace nueva todas las cosas.

2 Corintios 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Te animo a confiar y a cambiar, tú puedes!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *