El Temor

temor1El gran historiador Tito Livio dijo: “Le tememos a las cosas en proporción a nuestra ignorancia de ellas”. La mayoría de las personas tienen grandes temores debido a la falta de conocimiento. De hecho, en el caso especifico del temor a los animales, en la gran mayoría de los casos, ellos nos tienen mas miedo a nosotros que nosotros a ellos. Cuando usted y yo le tememos a algo o a alguien, se ve mas grande y temible de lo que realmente es. El Gran Maestro de todos los tiempos, Jesús, expreso lo siguiente: “Conocerás la verdad, y la verdad te hará libre” (Juan 8:32). Mientras mas conozcamos la verdad, mas libre viviremos de cualquier temor. La verdad es lo que lo hará libre de ese temor que lo agobia. Mientras mas nos acercamos a nuestros temores para conocerlos, mas nos daremos cuenta de la mentira que se esconde detrás de ellos. Tito Livio también dijo: “El miedo siempre esta dispuesto a ver las cosas peores de lo que son”. Cuan acertadas son esas palabras! Todos nosotros seremos confrontados durante la vida por situaciones que nos darán temor. La única manera de salir adelante es conocer la verdad para ser libres. Es importante que cada uno tome una decisión y diga: “Basta! Estoy cansado de sentir este miedo. Hoy, cambiare mi manera de pensar y hare algo al respecto”. Puede ser un hecho que usted sienta temor, pero la verdad es que no tiene por que someterse y postrarse ante ese temor. Nunca podremos obtener la victoria si huimos. De hecho, cuando vemos como equipan a los soldados, notamos que la armadura principal se encuentra en la parte delantera. Por qué? Porque esa es la parte que estará ex puesta al enemigo. No hacen provisión para la espalda porque un soldado conquistador es uno que siempre esta de cara al enemigo. Un cobarde es uno que siempre está huyendo del enemigo. Usted y yo tenemos una sola opción: Darle el frente de una vez y para siempre a ese enemigo llamado temor. La Biblia dice que cuando David se enfrento a Goliat para vencerlo, el “se dio prisa y corrió a la línea de batalla” (1 Samuel 17:48). Quiero resaltar esta frase porque dice mucho sobre el porqué David se enfrento a sus temores y los venció. Todos necesitamos aprender sobre eso. En esa línea vemos la actitud de David ante el desafío. Tuvo una actitud emprendedora, de tomar cartas en el asunto inmediatamente y no dejar pasar un segundo más, antes de enfrentar el problema. “Se dio prisa.” Dentro de si había determinado que había transcurrido demasiado tiempo con ese problema. No iba a esperar un segundo más con las cosas como estaban. Así es que se dispuso a correr hacia la línea de batalla, en lugar de continuar su vida negando que existiera un problema y escondiéndose en la comodidad de una tienda de campaña, como lo hacían sus compatriotas. La mayoría de los que hemos luchado toda la vida contra alguna clase de temor, no le hemos dado el frente con la rapidez necesaria para cortar el problema en su estado embrionario. Muchas veces, por nuestra decisión, el problema crece fuera de proporción, llevándonos a una crisis que destruye nuestras emociones, nuestra familia, los amigos y el mundo que nos rodea. Tenemos que hacer como David: una vez que reconozcamos que existe el problema, corramos a la línea de la batalla, enfrentémonos al gran gigante en nuestra vida y corrijamos de inmediato la situación para continuar nuestra vida en paz. El hacer algo al respecto traerá grandes resultados en nuestra vida personal, profesional, familiar y emocional. Veremos caer ese gran Goliat, como lo vio David, y saborearemos el rico manjar del triunfo. Marcos Witt

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *