La esclavitud de la deuda

 “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros… ” (Romanos 13:8).

Cuando permitimos que nos abrume la deuda, podemos desanimarnos, y acabar por deprimimos.
¿Te has dado cuenta  que son las emociones fuera de control  las que nos hacen endeudarnos?
Vivir  más allá de la medida de nuestras posibilidades ; porque queremos comprar cosas que nos complacen
o nos dan prestigio o para impresionar a los demás nos lleva a endeudarnos .¿Por qué?

Las emociones y la falta de sabiduría.

Si vos  y yo vamos a llegar a algo dentro del reino de Dios, tenemos que aprender a vivir por medio de la sabiduría y no del deseo carnal, que viene de las emociones humanas (proverbios 3:13).
La Biblia enseña que Jesús nos ha sido hecho por Dios sabiduría (1Corintios 1:30) .

El Padre nos ha dado espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él (Efesios 1: 17).

Si escuchamos los dictados del Espíritu Santo, no nos meteremos en problemas. Mas si vivimos por los dictados de la carne, nuestro fin es la destrucción.

La sabiduría toma una  decisión hoy  , de la cual se sentirá cómoda con el mañana.  La emoción actúa sobre lo que se siente bien en el momento y ni siquiera considera el mañana. Cuando el mañana llega, el sabio lo disfruta en paz y seguridad.  El  necio termina sumido en el desánimo y la depresión.

Debido a que el sabio hizo provisiones para el mañana y puede entonces disfrutar del fruto de sus labores .  El necio disfrutó primero y ahora tiene que pagar por el ayer.

Es mucho mejor trabajar ahora y jugar después, que jugar ahora y ¡arrepentirse después!
Uno se desanima mucho cuando recibe el correo día tras día y lo único que encuentra son facturas a pagar .  A la larga ese desánimo lo lleva  a sentirse deprimido debido a la presión que siente por no ver  una solución al problema de la deuda. Cuando cargamos a la tarjeta cosas por las cuales no podemos pagar.
Estamos gastándonos hoy la prosperidad que estaba destinada para el mañana. Entonces, al llegar el mañana, lo único que nos queda es, deuda .

¿Cuántas personas en este preciso instante están sumidos en la más profunda de las depresiones debido a que los sobrecoge una deuda? Para vivir una vida disciplinada, que es lo que hay que hacer para poder producir buen fruto en nuestra vida ,tenemos que estar dispuestos a invertir hoy para que podamos cosechar mañana.

Para aliviar ese sentimiento de desánimo y depresión que surge a raíz de la deuda, tenemos que salir de ella , siendo auto disciplinados, pensando no en los sacrificios del momento sino en las recompensas del mañana.

La deuda es un espíritu esclavizante. Debes quebrar con su poder porque Dios te llamó a vivir en libertad.Confiesa:

“Yo estoy libre de las deudas desde antes de la fundación del mundo”.

“Yo creo que Dios  me ha introducido en su plan divino  de bendiciones hasta que sobreabunde” Has como nuestro padre Abraham, no permitió que las circunstancias gritarán más fuerte que Dios.  Él estaba persuadido que la bendición era para él.

Desde la eternidad ya te sacó a bendición porque en Efesios : 2.10  dice : “Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás”.

Dios te dará mucha gracia y sabiduría para hallar la mejor manera de desarrollarte sin estar involucrado en deudas, en conflictos financieros.

Vivas donde vivas, haya pasado lo que haya pasado en tu historia, sos hijo de Dios; Dios te eligió para ir de victoria en victoria y de poder en poder y te sacó a la abundancia.

Que tengas una deliciosa jornada.♚Sara

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *