Confronte las tácticas del enemigo

No PODEMOS SER ignorantes con respecto a las tácticas del enemigo. El diablo es un conspirador, y una conspiración  es un plan, un estratagema o un programa de acción. Sin embargo, podemos vencer todas las conspiraciones del maligno. La Biblia nos habla sobre las acechanzas del diablo (Efesios 6:11); es decir,sus artimañas, sus tretas o lo que es lo mismo: trampas. La guerra requiere de tácticas y estrategias; los generales deben ser excelentes en esos dos aspectos, pues no se puede ganar sin estrategia. No le permita al enemigo hacer estrategias en su contra, sino más bien, vénzalas y destrúyalas mediante la oración. Las trampas y las artimañas del diablo están ocultas, y las personas caen en ellas sin siquiera darse cuenta, pero podemos librarnos de la trampa del cazador, del cazador de almas que es Satanás. La manera de ser libres y liberar a los demás es la oración. La principal táctica del enemigo es el engaño, pues es un mentiroso y el padre de toda mentira. La Palabra de Dios nos muestra las tácticas del enemigo, porque Dios es luz y su Palabra es luz, la cual puede hacer visible al enemigo y destruir la oscuridad. Multitud de personas son engañadas por el enemigo, hay huestes de espíritus mentirosos y engañadores que obran bajo la autoridad de Satanás. Los espíritus incluyen a la ilusión, el engaño, la mentira, la seducción, la ceguera, el error y la artimaña.  Nuestra oración puede retirarle el poder a estos espíritus engañadores y lograr que se abran los ojos de las personas. David oró en contra de las conspiraciones de sus enemigos, los salmos están llenos de referencias a los planes de los malvados para derrocarlo, pero sus oraciones fueron la clave para destruir esos planes y traer liberación a su vida. David oró porque sus enemigos fueran dispersados, confundidos, expuestos y destruidos. Las luchas de David fueron contra enemigos de carne y hueso, pero detrás de dichos enemigos había entidades espirituales que se oponían a su reino. Jesús debía proceder del linaje de David y sentarse sobre ese trono; por ello, David estaba luchando contra algo más allá de lo terrenal. Por medio del Espíritu Santo, David contendía en contra de los poderes de las tinieblas que estaban dispuestos para luchar en contra de la llegada del Reino de Dios Los poderes de los que hablamos también se manifestaron a través de Herodes, quien intentó asesinar al Mesías que habría de venir, movido por los espíritus del miedo y del homicidio y usado por Satanás para tratar de abortar la llegada del Reino; sin embargo, el Espíritu Santo ya había sido desatado mediante las oraciones de David y su trono ya estaba asegurado. Muchas de estas oraciones de guerra fueron tomadas de los salmos de David. Jesús, como Hijo de David, se sienta en su trono y las oraciones proféticas del salmista se volvieron armas en contra del intento del enemigo para detener la semilla que había sido prometida. Las victorias de David en la oración abrieron el camino para que su trono continuara. El trono de la maldad no pudo vencer al trono de la justicia.  Dios le enseñó a David y se volvió el rey guerrero cuyas victorias lograron establecer su reino; sin embargo, su victoria sobre la casa de Saúl llegó después de una larga guerra (2 Samuel 3:1), así que no se desanime en la oración, sígalo haciendo y se volverá más fuerte al tiempo que el enemigo se debilita. David consumió a sus enemigos (Salmos 18:37-40) y no regresó hasta que fueron destruidos; así, nosotros debemos ver a nuestros enemigos espirituales completamente destruidos, debemos perseguirlos, y con perseguir me refiero a seguir hasta vencerlos o capturarlos, de una manera hostil, pues no podemos ser pasivos cuando se trata de la guerra. Las victorias de David prepararon el camino a Salomón, quien disfrutó de paz y prosperidad. El nombre de Salomón significa “paz”, palabra que en hebreo se dice shalom y que además significa “prosperidad, favor, salud y bienestar”. Sus victorias sobre el enemigo tendrán como resultado que shalom sea derramada en su vida y que en ella se manifieste la paz y la prosperidad de una manera cada vez mayor.

Oracion biblica :

Apago con el escudo de la fe todo dardo de fuego que el enemigo lance contra mí vida, mi familia y mi nacion (Efesios 6:16). Todo dardo de fuego de envidia, celos, enojo, amargura e ira que sea lanzado contra mi vida es inoperante , en el nombre de Jesús. Apago todo tizón enviado por el enemigo en contra de mi vida , mi familia y mi nacion , en el nombre de Jesús (Isaías 7:4).
Pasaré toda prueba de fuego enviada por el enemigo en contra de mi vida, mi familia y mi nacion  (1 Pedro 1:7). El enemigo no podrá destruir la cosecha divina (2 Samuel I4:30).Apago todo fuego de maldad enviado contra de mi vida,mi familia y mi nacion  en el nombre de Jesús (Isaías 9:18). Apago toda palabra impía hablada en contra de mi vida, mi familia y nacion en el nombre de Jesús (Proverbios 16:27). Y dejo inoperante toda palabra impia que yo mismo hablé .
Apago toda antorcha que el enemigo quiera usar contra mi vida, en el nombre de Jesús (Zacarías 12:6). Apago todo chisme dirigido contra mi vida, en el nombre de Jesús (Proverbios 26:20).

PARA ROMPER MALDICIONES Y Q!JE FLUYAN LAS BENDICIONES DE D[OS
Soy redimido de la maldición mediante la sangre de Jesús (Gálatas 3:13).
Soy la cimiente de Abraham y su bendición es mía (Gálatas 3:14).
Escojo bendición en lugar de maldición y vida en lugar de muerte (Deuteronomio 11:26).
Rompo y me libero de toda maldición e iniquidad generacional como resultado de los pecados de mis antepasados, en el nombre de Jesús.Rompo y me libero de toda maldición en ambos lados de mi familia por sesenta generaciones.Rompo todas las maldiciones de la brujería, la hechicería y la adivinación, en el nombre de Jesús.
Rompo y me libero de toda maldición de orgullo y rebelión, en el nombre de Jesús.Rompo y me libero de toda maldición de muerte y destrucción, en el nombre de Jesús.
Rompo y reprendo toda maldición de enfermedad y malestar, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda maldición de pobreza,carencia y deuda, en el nombre de Jesús.
Rompo y me libero de toda maldición de rechazo, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda maldición de mente dividida y esquizofrenia, en el nombre de Jesús.
Rompo y me libero de toda maldición de  Jezabel y Acab, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda maldición de divorcio y separación, en el nombre de Jesús.
Rompo y me libero de toda maldición de lujuria y perversión, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda maldición de confusión y enfermedad mental, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda maldición de idolatría, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda enfermedad que pueda causar accidentes o una muerte prematura, en el nombre de Jesús. Rompo y me libero de toda maldición de distracción y vagabundeo, en el nombre de Jesús.Rompo y me libero de toda maldición hablada y toda palabra
negativa hablada en mi contra por otras personas y por gente de autoridad, en el nombre de Jesús, y los bendigo. Rompo y me libero de toda maldición que haya provocado sobre mí mismo por palabras negativas que hay dicho, en el nombre de Jesús. Ordeno a todo demonio que se esconda y obre a través de una maldición que salga, en el nombre de Jesús.

♔Sara

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *