Enfermedad Espiritual

¿No es asombroso que algunas personas que pueden levantar a un sin número de personas no pueden levantarse a sí mismas? Esta clase de personas puede ser una torre de fe y orar por los demás, pero ser impotentes cuando se trata de sus propias limitaciones. La gente puede apoyarse en este tipo de persona. A veces les damos a los demás más importancia que a nosotros mismos y llegamos a ser mártires. Es maravilloso ser sacrificado ¡pero ten cuidado de no ser despreciativo contigo mismo! Si no aplicamos alguna de la medicina que usamos con los demás para fortalecernos, nuestros pacientes sanarán y nosotros agonizaremos.

“No moriré, sino que viviré, y contaré las obras del Señor” (Salmo 118.17)

♔Ꮥαrα

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *