Sobrellevando la viudez – Parte 2-

Sobrellevando la viudez

Sobrellevando la viudez – Parte 2  –

 

            2 . La Intensificación del Duelo.
Si es malo no hacer el duelo, la tendencia opuesta es igualmente patológica.

Cuando la viuda se queda en el duelo, no cierra esa etapa y en consecuencia no se permite avanzar hacia nuevas relaciones.

Los síntomas en este caso son opuestos a los de la negación del duelo.

La intensificación del duelo puede llevar a la depresión y a otras alteraciones emocionales.

Frente a una pérdida, algunas personas reaccionan expresando sus emociones en forma descontrolada.

El ejemplo típico es el de aquellas personas que no lograron superar el dolor y mantienen las cosas tal cual el difunto las dejó.

Las emociones no sólo se acrecientan en sentido cuantitativo sino en sentido cualitativo.

Freud sostenía que la melancolía es una manifestación del duelo patológico.

Los síntomas más comunes en esta patología son: insomnio, constipación, anorexia, auto reproches intensos, culpa, ideas suicidas, aislamiento

Con el tiempo los síntomas se vuelven más acentuados y persistentes.

 

A. Morirse con el Cónyuge.

Muchas mujeres se dejan morir lentamente, dejan de arreglarse, de salir. Han hecho un pacto con el marido y encuentran que “la vida ya no tiene sentido sin él”.

“Él era todo para mí”, se dicen, y olvidan que tienen una existencia propia. Recuerda, tu vida no puede reducirse a morir con tus muertos.

Algunas personas sienten una culpa profunda: «Ya no merezco vivir si mi pareja murió». Tal vez no te das permiso para seguir viviendo.

Es como si decidieras que tu tiempo de vida también terminó; aunque estás vivo, no disfrutas de nada.

 

B. Actitud de Víctima.

“Soy sólita”, “soy viejito” y pensamientos similares que marcan el comportamiento.

Tenerse lástima es tener un espíritu de víctima, es buscar la lástima de otros como medio para recibir afecto.

Muchas personas viven contando sus sufrimientos: “te parí con dolor”, “tenerte fue un calvario”, “trabajé toda la vida para hacerte feliz”…

Constantemente dejan en claro que aportan una gran dosis de sacrificio.

Esas personas intentan despertar lástima de parte de los demás porque de esa manera se sienten amadas.

Viven poniendo cara de tristeza, contando sus luchas y mostrándole a todo el mundo que ellos quieren crecer y formar pareja pero que los demás no los dejan hacerlo, que el país no los deja, que sus hijos no los dejan, que sus padres no los dejan.

Echan la culpa a todo el mundo y nunca asumen responsabilidad.

          3. La Vida no se Acabó.

Todos nacemos con un gran potencial y deseos de formar pareja y tener una familia. 

Sin embargo, diversas «piedras» caen en nuestro camino y obstaculizan ese desarrollo normal.

Sólo cuando identificamos esas piedras y las quitamos, la normalidad vuelve a fluir desde nuestro interior.

No hay una fórmula ni pasos mágicos que uno puede realizar en la viudez para superar el dolor y seguir adelante.

Debemos ser sinceros con nosotros mismos a fin de identificar las piedras que obstaculizan el camino y entonces poder correrlas.

En su excelente libro La pérdida afecta, John Bowlby sostiene que el duelo patológico tiene las siguientes características:

Anhelo inconsciente de la persona perdida.
Reproche inconsciente contra la persona perdida, expresado en constantes reproches a uno mismo.
Cuidado compulsivo de otras personas.
Persistente incredulidad de que la pérdida sea permanente.
Enfrentar: esta es la palabra clave; suena duro pero es lo más sano.

La mejor actitud es enfrentar tu dolor, tu pérdida, tu vacío.

Nunca vas a aceptar si no te decides primero a enfrentar, a soltar los recuerdos, a renunciar a esa pareja, a dejar atrás los buenos y los malos momentos.

Es una etapa que pasó, que ya fue. Tienes que despojarte de la ropa, los objetos, las fotos.

Enfrentar y aceptar es cerrar el capítulo del pasado para poder caminar nuevamente hacia el futuro.

 

          4. El Cuidado de Dios.
En la Biblia encontramos que las viudas reciben un cuidado especial de Dios.

Él ha prometido cuidarnos, ha prometido caminar con nosotros.

Sin embargo, debemos cumplir con la parte del pacto que nos corresponde, que es buscarlo.

Él es nuestra fuente de vida; por eso necesitamos buscarlo, experimentar su amor y caminar en su Palabra.

  • A. Dios se Ocupa Especialmente de las Viudas.
    Las viudas reciben del Señor un caudal especial de fuerzas espirituales. En la Biblia no representan una imagen de «pobreza» sino todo lo contrario, de fortaleza. Las viudas son nombradas de manera espe­cial en la Palabra de Dios, y utilizadas para sus propó­sitos. Consideremos algunos pasajes:
    Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada (Salmo 68:5)
    Jehová guarda a los extranjeros; al huérfano y a la viuda sostiene (Salmo 146:9)
    Jehová derriba la casa de los soberbios, pero afirma la heredad de la viuda (Proverbios 15:25).
  • B. Jesús Advierte Contra los Inescrupulosos.
    ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación (Mateo 23:14).
  • C. Las Viudas deben recibir Ayuda de la Iglesia.
    Sea puesta en la lista sólo la viuda no menor de sesenta años, que haya sido esposa de un solo marido, que tenga testimonio de buenas obras: si ha criado hijos, si ha practicado la hospitalidad, si ha lavado los pies de los santos, si ha socorrido a los afligidos, si ha practicado toda buena obra (1 Timoteo 5:9-10).
  • D. Las Viudas pueden ser Fuertes y Perseverantes.
    También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar, diciendo: «Había en una ciudad un juez que ni temía a Dios ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él diciendo: ‘Hazme justicia de mi adversario! Él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: ‘Aunque ni temo a Dios ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo me agote la paciencia (Lucas 18:1-5).
  • E. Las Viudas pueden ser Activas y Serviciales.
    Pedro se levantó entonces y fue con ellos. Cuando llegó, ¡o llevaron a la sala, donde lo rodearon todas las viudas llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas (Hechos 9:39). 

👑Silvina

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *